Un reportaje de Esteban Capdevila

La decisión del Chef José Antonio Sánchez de trasladar su restaurante Els Vents, anteriormente ubicado en el centro de Alicante, a la histórica Finca Villa Antonia en San Juan de Alicante creo que es un gran acierto, no solo ha dado a su espacio gastronómico ese exquisito aire de la arquitectura del principios del S. XIX, rodeado de un paradisíaco jardín, también lo convertirá en un referente de la gastronomía del levante español.

Es precisamente en este nuevo espacio donde también ha sabido crear una sala que te abraza e invita a disfrutar, un ambiente mágico y único en la Comunidad Valenciana.

El más puro aire mediterráneo se respira en cada uno de los cuidados rincones de la nueva sala, donde se han conservado algunas piezas de sus mobiliario que invitan al sosiego y a los colores del mar que tan cerca tiene.

Un mueble de madera noble recorre las paredes de gran parte de la sala transmitiendo la calidez de esta tierra, el nuevo diseño de las mesas recuerda la transparencia de las aguas del Mar Mediterráneo que a su vez dejan ver originales piezas de madera tratadas y convertidas en obras arte.

Las pinturas de algunos de los artistas alicantinos más reconocidos son otra parte importante del nuevo estilismo de la sala, aportando un exquisito gusto a cada pared del conjunto.

La cocina de José Antonio Sánchez sigue la línea que nunca abandonó, donde la gastronomía alicantina es protagonista, con recetas aprendidas de su madre y abuela, y que el chef sabe llevar a nuestros días con su sello personal inconfundible, en su estilo se deja ver la influencia que en él dejaron figuras de la alta cocina cono Hilario Arbelaitz en su paso por el Restaurante Zuberoa*.

En su nueva carta encontramos producto de temporada, pescados y mariscos de las lonjas locales, elaboraciones con las mejores carnes de vacuno e ibérico del país, aves y memorables arroces y por supuesto productos seleccionados que Sánchez eleva a plato gastronómico. Como ejemplo su Tapiz con Perlas (Ostra triple 0, merengue del molusco helado, uva del Vinalopó y ácido de manzana y sake), notas marinas, ácidos bien contrastados y el toque exótico del sake hacen disfrutar la ostra de una forma muy diferente.

Maestro en el dominio de los productos del mar el cocinero alicantino sorprende en mesa con Un balcón en Taormina (Sepia laminada, consomé de hinojo y ají, granizado de vermut y caviar de aceituna de cuquillo). De lo sutil a lo marinero, de las notas del campo a una barra canalla, un viaje en boca realmente mágico.

Siempre presente en su carta, el gran túnido, lo presenta el chef con el nombre de Tras el curso de Vinalopó (Parpatana de atún guisada y braseada, jugo de pimientos y tomates asados, ravioli de morcilla de Pinoso y un aéreo de pimiento verde). Conjunción de sabores mediterráneos para destacar un producto que en esta zona siempre estuvo presente y fue rasgo de la gastronomía local.

Otro de los grandes momentos del este menú es Entre las marismas (Raya prensada y asada, meniere de ñora y cítricos y texturas de sus componentes). El chef domina el tratamiento de este complicado pescado y lo presenta en un plato de puro sabor.

La lubina de José Antonio Sánchez no necesita más presentación, se trata de una Lubina asada al carbón, cremoso de vino Monastrell de mar, cortezas, mollitas y paté del pescado.

Cinco arroces donde los amantes de los secos y melosos no discutirán, hay para todos los gustos. Comenzamos con el arroz seco La Granadella (Tendones de atún, tomates secos, tocino, granada en semi salazón y cenizas de la fruta), una sorpresa que contrasta con la riqueza del atún y frescura de la granada.

Con el más puro sabor de este mar, así elabora José Antonio su arroz Entre Denia y Formentera (Meloso. Puro de gamba roja y cristal de sus cabezas)

Adelantaba antes que la carne del ibérico tenía un especial protagonismo, lo demuestra su Redescubriendo Guanahani (Corte de cerdo ibérico asado en cenizas de piña, la fruta en texturas y su jugo), un viaje a Hawái para degustar la particular versión del chef de uno de los más tradicionales platos de la isla siempre soñada. En este caso el cocinero utiliza la carne de cerdo ibérico de Monte Nevado, empresa que ha obtenido el mayor reconocimiento al ibérico en España por Alimentos de España (Mejor Jamón de Bellota 100% Ibérico).

También los fanáticos de la carne deben probar su plato Otra ruta jacobea (Vaca rubia gallega, hoja dulce de palmera, dátiles y un jugo del animal), una de las piezas más exclusivas de Discarlux que José Antonio respeta preservando todo su sabor y complementa con las notas del dátil que tan bien enlazan con esta noble carne.

A cargo de la carta dulce sigue el “Chef del Chocolate”, Fran Segura. Una parte fundamental de Els Vents que José Antonio ha sabido con buen criterio dejar en manos del reconocido maestro del dulce. Sus creaciones para esta temporada son concretamente seis.

El primero es Rematando vinos (Tetilla-brie-cocida-mousse) cuatro originales visiones del queso llevadas a postre.

Preciosismo en la presentación y en el resultado del postre lo encontramos en Alejandría (Limón, manzana, coco, albahaca), refrescante, ideal como cierre de un menú degustación donde no nos privemos de nada.

No sería Fran el Chef del chocolate si no lo demostrara en cada una de sus cartas, en este caso su postre donde el adictivo producto es protagonista absoluto es Algo amargo y algo dulce: amor por el chocolate (Chocolate, fruta de la pasión, avellanas, grue, caramelo) todo escondido en una sugerente mazorca de chocolate.

Del otro lado del Atlántico ha traído Fran sus Pasiones Caribeñas, y en su interior (Ron, castañas, marrón glaçe, chocolate con leche origen Venezuela)

La nueva apertura de Els Vents también ha renovado y ampliado la ya extensa y rica carta de vinos que establece una armonía al gusto en cada plato.

Para que esa armonía tenga sentido Els Vents también mantiene en su equipo al sumiller Tomás Moreno, dos años consecutivos mejor sumiller de la provincia de Alicante. En sus manos se encuentra una de las mejores bodegas de la Comunidad Valenciana, con vinos seleccionados de diferentes partes del planeta.

Alicante recupera de nuevo el camino a la alta restauración, un camino que requiere el reconocimiento de este gran equipo por parte de los mismos alicantinos y de los que venimos de fuera, un reconocimiento justo y real, un reconocimiento que ayudará a preserva la cocina alicantina vista desde los ojos de grandes profesionales de nuestro tiempo.

Restaurante Els Vents

Carrer Sant Antoni, 92, 03550 Sant Joan d’Alacant, Alicante
info@elsvents.es ●  965 40 74 85

 

Sobre El Autor